ADICCIÓN al azúcar y SABOTAJE


Sin duda existen factores emocionales que influyen en nuestra relación con la comida. Estoy segura que muchas personas utilizan a la comida como un sustituto simbólico de amor, paz, afecto, conexión, entre otros…



Otro de los factores que nos pueden llevar a comer compulsivamente es que, algunos alimentos, como los carbohidratos y grasas (sobretodo procesados) nos hacen secretar una sustancia en el cerebro que se llama dopamina. Esta sustancia, nos hace sentir placer y esto hace más probable que la conducta de comer este tipo de alimentos, se repita.


El azúcar también es uno de nuestros enemigos. Cuando consumimos azúcar y dulces, nuestro cerebro funciona muy similar a lo que pasaría si inhaláramos ¡UNA LÍNEA DE COCAÍNA! Existen personas que desarrollan una adicción al azúcar. Adicional a este efecto dopaminérgico en el cerebro, con el azúcar y los carbohidratos, disparamos la glucosa y, con ella, una hormona llamada insulina.


Cuando la insulina sube en el sistema de manera abrupta, nuestro cuerpo tiene que compensar “apurándose” a meter toda esa energía a las células y perdiendo glucosa rápidamente. Esto a su vez, ocasiona que unos minutos u horas después volvamos a tener hambre. Provocando un antojo inminente de azúcar, llevándonos a consumirla de nuevo y provocando un círculo vicioso similar a una adicción.




Pero existen otros componentes que a veces escapan a nuestra percepción. Existen ciertos alimentos y combinaciones que fácilmente ocasionan que el hambre salga de control, disparando la leptina (hormona que dice al cuerpo “tengo hambre”). Estos alimentos son combinaciones que harán mucho más probable que comas demasiado, que tengas “adicción” y que eches a perder tus esfuerzos de la “dieta”.


  • Alimentos fritos: papas fritas, donas, churros.

  • Alimentos con azúcar: dulces, panecitos, galletas

  • Alimentos dulces: endulzados con mucha miel o stevia

  • Lácteos: leche, crema, queso

  • Harinas y gluten: conchas, panes, pizza

  • Endulzantes sobrecitos amarillos y azules.

  • Glutamato monosódico (presente en casi todos los alimentos empacados, bebidas de polvos y alimentos procesados): Bebidas de tienda de café como caramel macchiato, cubitos sazonadores, papitas fritas de bolsita. Electrifica al cerebro y provoca problemas cognitivos desde depresión hasta déficit de atención.

  • Combinación de grasa y carbohidrato: pan con crema de almendras o de cacahuate.

  • Alimentos muy salados: Pretzels


En el siguiente artículo te platicaremos qué puedes hacer para controlar estos antojos y sabotajes descontrolados. Por lo pronto te recomendamos que trates de mantener una alimentación balanceada o que encuentres un programa que incluya principios de nutrición funcional para que tu cuerpo se mantenga en balance y no tenga estas locas necesidades por comer.


Mantente pendiente del blog y no dejes de leernos!




Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square